miércoles, 25 de enero de 2017

[Reseña] Ataúd cerrado - Sophie Hannah


Datos del libro
Título: Ataúd cerrado
Autor: Sophie Hannah
Editorial: Espasa
Nº de páginas: 368
ISBN: 9788467048704
Puntuación: [2/5]
Saga: New Hercule Poirot Mysteries 2/2
[Reseñas anteriores]
Los crímenes del monograma

Sinopsis:
Irlanda, 1929. Lady Athelinda Playford, una reconocida escritora de novelas de detectives para niños, ha invitado a varias personas a pasar una semana con ella en Lillieoak, su casa de campo. Además de su hijo y su hija con sus respectivas parejas, su secretario personal y la enfermera de éste, también dos abogados, Gathercole y Rolfe, han sido citados, así como los detectives de Scotland Yard, Hércules Poirot y Edward Catchpool. Nadie conoce el motivo a semejante invitación. Sin embargo, el misterio es rápidamente desvelado: Athie anuncia que los herederos de toda su fortuna no serán sus hijos sino Joseph, su secretario, aquejado de una enfermedad terminal. ¿Qué razón ha impulsado a Athie a dejarle todo su dinero a alguien que no es de su familia? Pero todos los invitados deberán hacer frente a otra fatídica sorpresa: uno de ellos ha sido asesinado. ¿Quién y por qué ha cometido el crimen? El misterio está servido. ¿Será capaz el peculiar Hércules Poirot de desvelarlo?

Opinión personal:
A pesar de mi anterior reseña del primer libro, el cual me gustó bastante, este no ha sido lo esperado, ya que le faltaba esa chispa que hacía que Agatha Christie hacía que Hercule Poirot sea único. Su aspecto redondeado como un huevo, sus famosos bigotes, las palabras que decía en su idioma, esa superioridad tan característica....Aquí lo vemos más manso, más "tonto", no hacía gala de sus células grises....
Faltaba todo eso y mucho más, Arthur Hastigs o el inspector Japp, ya que Edward Catchpool intenta hacer el papel de los dos personajes, pero sin mucho éxito.

La trama, una escritora de novelas infantiles invita a Poirot y a Catchpool unos días a su mansión, por aquel entonces era normal invitar a la gente varios días, entre ellos estarán sus hijos, Claudia (una mujer bastante cruel) y Harry (un pelele), van acompañados de sus respectivos, en el caso de Claudia su prometido Randall Kimpton (un médico pomposo que no para de citar a Shakespeare) y por parte de Harry, su esposa Dorothy (una mujer que dice lo primero que le pasa por la cabeza). También esta Joseph Scotcher (enfermo terminal) y su enfermera. Por otro lado dos abogados...
Toda esta gente esta porque Lady Athelinda Playford, ha decidido cambiar su testamento, deshereda a sus hijos y le deja todo a Joseph, el shock es brutal, y para temor de todos, sobretodo de Poirot, Joseph muere ese mismo día, se acusa a alguien que es imposible que haya cometido el asesinato.
Poirot intenta averiguar que ha ocurrido, aunque no lo veo con la misma fuerza que siempre, aparte Catchpool no me acaba de gustar.

Las razones que tienen los protagonistas, ya sea como la vieja a cambiar el testamento es una gilipollez, no hay otra manera suave de decirlo, es que no tiene ni pies ni cabeza. Luego el asesino, en serio? De verás? Me defraudó muchísimo.

Me esperaba mucho, quizás demasiado, es imposible que alguien pueda igualar a Agatha Christie, pero pensé tonta de mí, que como el primer libro no estaba tan mal, este seguiría en su línea, pero no... para nada!
Pinkiland | 13:21 | | |

4 comentarios:

  1. No he leído nada de la autora, ni si quiera de Agatha Christie, pero son historias que en principio no me llaman mucho la atención. No obstante, siempre estoy abierta a recomendaciones.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. No lo voy a leer que ya he visto más de una reseña similar a la tuya. Y me gustan mucho las novelas de Agatha Christie.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola guapa! Yo creo que me gustaría, aunque siento que no haya sido tan bueno como el primero. Y sí, Agatha Christie es única, jaja, pero bueno, a veces nos toca ser conformistas :D
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Qué lástima, con la reseña del primer libro me dejaste con ganas, pero viendo que el segundo es así...una pena.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar