[Barbies] El rescate (restauracion) de una pobre victima

He estado unos días ausente ya que me he planteado escribir sobre otra gran afición, las muñecas, estuve pensando en los pros y en los contras, ganaban los contras, pero como es mi blog y a mi me gustan, os hablaré de ellas, sí, he hecho trampas, jajaja, pero me hacen feliz, y para eso abrí el blog.
En esta ocasión, será sobre Barbie, más concretamente, la restauración :).

Cerca de mi casa lo domingos ponen un mercadillo y ayer aburrida salí y di una vuelta, siempre tienen lo mismo, ropa y bolsos, no cambia, pero en esta ocasión habían puesto un tenderete de muñecos (recogidos de la basura, eso os lo puedo asegurar) y rebuscando di con una pobre Barbie made Spain, vamos, las que tenía (y aún tengo!!)  de peque.
La pobre estaba en un estado lamentable, así que decidí salvar a la pobre muñeca de una muerte segura...

Como se aprecia en la foto (la podéis hacer más grande si clicaís en ella), veréis que la primera foto de la izquierda tiene todos los brazos llenos de agujeros, al principio pensé que eran mordeduras de perro, pero me aseguraron que son de aguja (no sé quien en su sano juicio da una aguja a un niño pequeño O_o), y la de abajo la carita sucia y el pelo a lo afro (estaba cortado).



Al lado aún se aprecian un poco las marcas pero no tanto, y es que me puse a restaurarla, si si, yo, que soy una negada y que me da un pánico total, me puse con la lija ya qué pensé, si me la cargo no pasa nada, no tiene un valor sentimental como mis otras muñecas y por lo que me ha costado no me dará un chungo (1€) y eh, creo que no ha quedado tan mal, aún se aprecian bastante, pero me da miedo quedarme sin brazos, jajajaja. Quizá más adelante le de otra pasada.

Lo que por un lado queda bien tiene un punto negativo, y es el tacto, pero bueno, no me paso sobandola todo el día... jajaja.

Por si a alguien tiene curiosidad por saber los productos que utilicé:

El potecito donde lavo a las peques el pelo, con su peine y cepillo. La esponja facial, que en teoría me lo compré para mí, pero lo usan más las muñecas.
Y para esta restauración, la lija de Dr. Scholl, fue un descubrimiento cuando me la mandaron en un paquete, así que pensé en que iría bien, y así ha sido. Después para que no tuviera ese acabado mate, le puse brillo de uñas.

No es que haya quedado impecable, pero ando contenta. Y he resuelto el misterio de que modelo es, es la Western Fun, los brazos los tiene rectos, pero he visto algunas de ese estilo.

Ahora me falta buscarle la ropa, de tener tengo su chaqueta que me vino hace tiempo en un lote de ropa, algo es algo!

Y eso es todo por hoy! Besosss.
Pinkiland | | 16:28 | | |

lunes, 21 de septiembre de 2015

3 comentarios:

  1. Jajajaja no sabía que también fueses doctora de quecas.
    Ya pondrás fotos cuando vistas a la huerfanilla ^^

    ResponderEliminar
  2. No tengo yo esta paciencia para las muñecas... Los libros sí, más de uno que he sacado de la biblio lo he devuelto mejor de como estaba...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola guapa!
    Ya sabes que a mí este tema me gusta muuucho :D.
    Sinceramente, lo de los brazos me siguen pareciendo mordeduras de perro y lo de la aguja, me puedo imaginar como pudo ser, con un compás o algo así. Ha mejorado mucho con la lija.En serio que no se me hubiera ocurrido, yo la hubiera metido en agua hirviendo a ver XD.
    Sobre el pelo, siempre te quedará el reroot, lo malo es que eso ya no te va a salir por un euro.
    Mi muñeca, la primera que tuve, tenía los brazos rectos y, la verdad, es que era más fácil de vestir así, jaja.
    No sé, yo pienso que siempre que las restauras luego les tienes más cariño, aunque no queden perfectas.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar