miércoles, 22 de junio de 2011

Reseña: Tribulaciones de una cajera de Anna Sam


Título: Tribulaciones de una cajera
Autor: Anna Sam
Editorial: Ambar .¡Gracias por el ejemplar!
ISBN: 9788493662783
Nº de páginas: 192
Puntuación: [✯✯✯✯✯✯]
Saga: No
Sinopsis:
Se llama Anna Sam y no es un personaje de novela. Tiene veintiocho años, el licenciada en Literatura y lleva ocho años detrás de la caja registradora de un supermercado por cuestión de mera supervivencia. El trabajo no parece muy complicado. Una caja no entiende más que de códigos de barras y de bips, y en el oficio la verdad es que no hay que esperar grandes cambios cuando los días parecen iguales unos a otros, con gente que compra, que viene y que va y que puede llegar a confundir a la cajera con un florero. Y sin embargo, la sucesión de anécdotas, despropósitos y disparates que pueden llegar a producirse a lo largo de un día está muy lejos de la tediosa rutina que suponemos. Es más, como clientes, a menudo olvidamos que se nos está observando y analizando. Se trata pues de ver la otra cara de la moneda y de sentirnos o no identificados, pero siempre relatados en este divertidísimo docudrama y testimonio real de una cajera muy atribulada.

Seguro que más de una piensa, te has leído un libro sobre cajeras?? En serio!?  De cajeras?? Pues si! Y es que servidora aunque no ha sido cajera de supermercado, ha estado vendiendo de cara al público y quieras que no, ver este libro fue una revelación.
Puesto que de forma muy amena te pone lo que siempre he pensado, y que jamás de los jamases diremos a los clientes... pero si me permitís, ahora que puedo, os lo diré:

Quería decir que uno:  Soy una persona! Aunque me veas con un delantal, sigo siendo una persona! Así que nada de ser impertinentes! Ya que mucha gente se piensa que por ser dependienta, somos seres inferiores, yo simplemente te sirvo un artículo, no soy tu esclava ni se me puede insultar ni ofender.

Dos: La consabida preguntita de: Despachas? - Sí, claro. - Na, cómo te veo ahí repantigada sin hacer nada...
A ver, siento no ponerme a hacer el pino puente mientras no atiendo a nadie, pero comprende que me he levantado a las 5 de la mañana, hace más de 7 horas que estoy de pie y aún me quedan algunas horas más, así que si me permito 5 minutillos para apoyarme en el mostrador, me los merezco, no te parece?? 

Tres: Uixs que seria te pillo hoy, no?
A veces cuando llegas y me ves sonreír, no es que llevo celo pegado a las comisuras de los labios, es que te he visto y por eso sonrío, pero mira, a veces no me entero y me pillas con mi cara normal y corrientucha.

Cuatro: No me interesa tu vida, sí, sé que piensas que las vendedoras en general somos tus psicólogas, pero no, yo estoy intentando que me digas si deseas más gambas para el arroz, no que me expliques que tu tortuga no te habla si no le das gamba fresca de playa (verídico, aunque aquí lo diga como un chiste, la verdad es que la pobre señora no tenía familia y me explicaba su vida, qué triste llegar a una edad y qué nadie te escuche sólo la desconocida que te vende la comida...)
Prométeme que jamás vas a permitir que nadie te confunda con tu caja. Eres un ser humano, y no un biiiip. Los clientes se creen con derecho a todo, y no es así. Ahí van algunas sugerencias:
El cliente
- ¿Estás abierta?
La cajera educada
- Yo no, pero mi caja sí.
Cinco: A veces voy con mi careta de payaso y obviamente no se me tiene de tomar en serio, así que cuando me digas, que los mejillones están sucios y te responda, mételos en la lavadora... no lo hagas! Tan sólo hago una broma... (verídico, muchas señoras me hicieron caso y me traían las pruebas XDDDDD)  

Seis: Sí, lo sé, parezco joven, pero créame señor, sé lo que hay que saber para venderle un kilo de naranjas... todas las tardes veía al Conde Draco en Barrio Sésamo (verídico, queeeee?? el hombre no paraba de picarme y a veces aunque sea con chorraditas así disfrutas del momento!)

Pero tampoco hay malas clientas, hay aquellas que en Navidades te daban propina aunque sabías por lo que compraban que no iban muy bien económicamente, aquellas que si te veían mal se preocupaban por ti y te trataban como a su hija, clientes majos que te hacían reír sin querer aparentar que eran simpáticos, tan sólo que querían hacerte reír. A todos ellos, les hecho muchísimo de menos! Y siempre tendrán un trocito de mi corazoncito!

Si eres una pobre cajera o has trabajado de cara al público, sencillamente este es tu libro, ya que te verás reflejada en muchas cosas y encontrarás algunas que ni te las imaginabas...
Y si por el contrario eres un cliente, verás que somos personas, sí, muchas veces nos verás con cara de lelos mirando al infinito, pero es porque ver una mota de polvo revolotear por el aire, es algo apasionante cuando llevas un buen rato sin hacer nada....

14 comentarios:

  1. Yo he trabajado cara al público y me identifico totalmente con las cosas que has dicho. Parece que cuando estás en un puesto de esos ya eres "la máquina de... (cobrar, limpiar,lo que sea)".
    Me gustaría leer el libro para ver como lo enfoca.

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. Me había llamado la atención este libro por lo mismo que a tí, yo también he trabajado cara al público y me apetece leerlo para saber que se le pasa por la mente, estoy segura que lo mismo que a todas las que hemos pasado por esa situación. Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues este libro no lo conocia, y mira tu que es curioso, alomejor le doy una oportunidad =) Porque al menos parece divertido ^^

    Gracias por la reseña cielote!!

    ResponderEliminar
  4. Pues no tiene que estar nada mal este libro.
    Yo no he trabajado cara al publico pero el libro parece divertido.

    Muchas gracias por la reseña.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Trabajé de cajera y bueno, el título de mi blog lo dice todo. Este libro lo tengo pendiente de lectura, debe estar muy interesante.

    ResponderEliminar
  6. He tenido bastantes trabajos cara al público y uno de ellos precisamente era de cajera. Es cierto que hay personas que se creen que porque trabajes de cajera no eres nadie, y muchas veces la que trabaja de cajera es porque está estudiando una carrera o simplemente porque se quiere ganar la vida. Todos los trabajos son muy dignos.
    Obviamente me apunto el libro para leerlo! A ver que dicen...
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Yo no he trabajado de cara al público pero, el libro tiene muy buena pinta y parece curioso, a lo mejor le doy una oportunidad ^^.

    Gracias por la reseña ;D

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  8. No se si tengo ganas de leer el libro o de seguir leyéndote a ti jajaja

    Estoy segura de que es muy divertido, ya te contaré si lo leo.

    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  9. Yo también he trabajado de cara al público (cartero real corte inglés XD) y lo más gore que me ha pasado fue una señora que nos quería poner una carta de reclamaciones para echarnos porque decía que llevaba hora y media esperando que apareciésemos, y nosotros "mire señora, es que nosotros empezamos a las 5 en punto, y son las cinco menos cinco" y le daba igual, que nos la ponía oye XD. A ver si mi hora de almorzar en casita me la va a quitar ella XD

    ResponderEliminar
  10. Este tienes que dejármelo, seguro que rememoro mi trabajo como dependienta y me echo unas risas (y lágrimas, porque la de putadas que me hicieron...)

    ResponderEliminar
  11. Excelente reseña! te recomiendo estas Tendencias de Maquillaje de Bissú, saludos!

    ResponderEliminar
  12. Ah! El libro suena muy bien, se me hace que será divertido. Lo que sí es que tu reseña me parece fabulosa, como la gran mayoría de las que publicas. Me divierte mucho y me hace pasara un gran rato.
    Yo no he trabajado nunca de cara al público, pero me anoto la recomendación. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  13. toda la razon! yo he trabajado de mesera y es algo parecido!

    ResponderEliminar
  14. Creo que todos los que trabajamos cara al público podríamos escribir una biblia xDDD

    ResponderEliminar